Publicado en por BLANCA RENDON

Nos encantan las historias de amor por lo que hemos decidido dedicar un espacio exclusivo a las historias de las hermosas novias que han dicho que sí el gran día en un vestido Etiquette.

Para inaugurar nuestra gran sección de #EtiquetteBride te platicaremos a tráves de sus palabras sobre como Dinorah dijo que si y se enamoró de su vestido en Etiquette...

Mi nombre es Dinorah Savage, soy de Puerto Vallarta. Siempre soñé con una boda en la playa de la misma forma siempre supe que encontraría mi vestido en Guadalajara. 

 

Antes de viajar a Guadalajara hice los preparativos necesarios e investigue los mejores lugares para ir en búsqueda de un vestido de novia. Encontré muy buenos comentarios de Etiquette y me anime hacer una cita con ellas. 

 

Desde el momento que comencé hablar con las chicas de Etiquette me sentí muy especial, muy amables me enviaron todo para hacer mi perfil donde les diera toda la información sobre mi boda. 

 

Llego el día de buscar mi vestido, con mil nervios y ansias tuve varias citas por la mañana y me probé alrededor de 10 vestidos y ninguno me hizo sentir lo que todas las novias dicen sentir. Por un momento sentí desilusión, quizás yo sería una de esas novias que se deben probarse 100 vestidos antes del indicado. Quizás estaba en busca de algo que no existía. 

 

Decidimos darnos un break e ir a comer, disfrutar el momento y ponernos positivas para el ultimo lugar… Etiquette. Llegamos y el showroom estaba divino y acogedor, la chica que nos atendió tenía ya varios vestidos listos para mi. ¡¡¡Me sentí muy emocionada por probármelos, a simple vista esos vestidos lucían espectaculares!!! 

 

Me probé el primero un Madison James y mi cara cambio totalmente, mis ojos brillaron y sentí una emoción enorme. Era justo como lo imaginé: romántico, sexy, con detalles finos y elegantes. Al mostrar el vestido mis hermanas y mamá vieron mi sonrisa de oreja a oreja. Amé ese vestido era el primero que me probaba y no me lo quería quitar, pero decidimos darle oportunidad a mas vestidos. Me probé el segundo y también me enamoré pero decidimos volver a probarme el primer vestido. ¡Y ahí fue cuando supe que era mi vestido! 

 

¡Finalmente dije SI a mi vestido así que brindamos y tomamos fotos! Fue una experiencia ÚNICA la que viví en Etiquette. Fue súper amable y accesible todo el personal del Etiquette Bride Experience. Ni se diga de la costurera hermosa que tienen, que agrego el cinto a mi vestido y lo dejó perfecto para mi. 

 

El gran día llego, recibir la bendición de Dios en nuestro matrimonio fue hermoso. Tener a toda nuestra familia y amigos reunidos siendo testigos de nuestro gran amor fue muy especial.

 

Fue sin duda uno de los mejores días de mi vida, tal cual lo había soñado desde chica. ¡Fue ese día! Baile toda la noche con mi hermoso vestido y al final de la noche no me lo quería quitar. Decidí preservarlo y estará intacto en una caja. Es un proceso que garantiza que mi vestido estará en buenas condiciones para en un futuro tener un hijo y poder usar tela de mi vestido para su bautizo. 

 

¡Muchas gracias a las chicas de Etiquette Bride Experience por toda su ayuda!